13 consejos para una escort

Cuando estás comenzando a dar tus primeros pasos como acompañante, puede ser difícil diferenciar entre preguntas inocentes que los clientes te hacen, y otras que van con segundas intenciones, que van a ir en contra tuya. A medida que vayas adquiriendo experiencia como escort, identificarás más fácilmente tanto a los clientes que te van a hacer perder el tiempo, como a los clientes desagradables, con los que tendrías una malísima experiencia si es que les llegases a proporcionar tus servicios. Pero, mientras tanto, no está demás dejaros aquí una lista con los 13 comentarios “Bandera roja”, con los que deberíais llevar cuidado:

 

1 – “¿Qué llevas puesto ahora?”

Cualquier cliente que esté realmente interesado concretar una cita contigo, no tiene porqué preocuparse por lo que lleves puesto en ese mismo momento. La mayoría de los clientes reales son personas ocupadas, que necesitan concertar una cita de forma rápida y no va a andar con muchos rodeos. Hay que entender que el proceso de concretar cita no es una especie de “chat caliente” . Es muy poco probable que un cliente real te haga preguntas como por ejemplo, si tienes ganas, o qué es lo que te pone caliente, o cualquier otra cosa que tenga que ver con sexo. Si te hace este tipo de preguntas, lo más seguro es que te haga perder el tiempo. Este tipo de personas va en busca de excitación barata e inmediata vía teléfono, y si no puedes redirigir la conversación deshazte de él, porque lo más probable es que no se presente ni aunque llegues a concretar un día y una hora con él.

 

2 – “¿Vas a ver a algún cliente más antes de nuestra cita?”

Pueden ocurrirte dos cosas con este tipo cliente, o es obsesivamente celoso o va a intentar robarte lo que lleves encima. Los clientes que están preocupados por la cantidad de clientes con los que has estado o vas a estar ese día, son siempre un problema. Buscan hacer comparaciones y saber qué es lo que haces con “los otros” que no haces con ellos, y con el tiempo se vuelven celosos, competitivos y bastante arrogantes. Y si no son del tipo “celoso”, puede que el motivo de la pregunta sea que tienen intención de robarte tu dinero: lo que quieren saber es si ya has tenido algún encuentro ese día, y si llevas ese dinero encima. No les hagas saber nada de esto, porque entonces sabrán que no has tenido la oportunidad de esconderlo, que lo llevas encima, y esos cientos de dólares pueden convertirse en el verdadero objetivo de vuestra cita.

 

3 – “Estoy buscando un <<trato regular>>.

Muchos clientes buscan una acompañante “regular” a la que puedan recurrir con frecuencia para divertirse, pero si te llaman preguntando por un “trato regular”, lo que verdaderamente están buscando es que les ofrezcas un descuento.

Sí que es verdad que un cliente puede volverse “regular” ya sea porque os lleváis bien, o por cualquier otro motivo, y sí que puedes ofrecerle un pequeño descuento o ventaja respecto a los otros clientes “no-regulares”, SIEMPRE Y CUANDO no sea de fuera de la ciudad en la que trabajas. Cuando un posible cliente te pregunta directamente por una “tarifa regular”, NO se la ofrezcas, NO lo hagas. No sabes cómo va a ser el cliente, no sabrás ni de dónde es, lo único que sabrás es que intentará colarse en tu agenda contínuamente, y podría llegar a convertirse en una pesadilla para ti. Además, este tipo de cliente luego siempre trata de llevarte al límite, solicitándote servicios “prohibidos”  y estirando el tiempo que les corresponde, ya que son “regulares” y se lo debes.

 

4 – “¿Estás sola?”

No permitas que el cliente se crea que estás completamente sola. De vez en cuando aparece el típico cliente extremadamente paranoico sobre el nivel de discreción, que le preocupa que haya alguien más presente durante el encuentro, paparazzis o algo así, y que le puedan llegar a chantajear sobre vuestra cita. Normalmente no ocurre nada más que esto, pero otras veces puede que las intenciones del cliente vayan más allá y traten de sobrepasar el límite o hacer algo más ilícito. Puede que el cliente trate de robarte o hacerte daño y por eso, nunca proporciones esa información de si estás sola, ni nada parecido, como el hotel en el que te alojas o algo así (a menos que estés completamente segura de que el cliente es de fiar y de que no tiene ningún motivos “oculto”).

 

5 – “¿Podemos hacernos una foto/video juntos?”

Este es otro tipo de cliente con el que tienes que llevar especial cuidado, aunque te niegues a lo que te piden, intentarán sacarte esa foto o ese vídeo aunque no quieras. Hoy en día, cualquier móvil puede hacerte una foto o grabarte sin que te enteres. Se ha llegado a dar la situación incluso de clientes mintiendo, que van a intentar hacerte creer que ellos también son “acompañantes”, que hacerse una foto o un vídeo juntos puede ser bueno para el negocio, pero no caigas en esto, es una trampa demasiado obvia, y una vez te toman la foto o el vídeo luego ya no tienes el control sobre a dónde van o para qué lo van a utilizar. Aunque el cliente te prometa que tan solo lo va a utilizar para uso personal, no se lo permitas, puede que sus intenciones sean inocentes, pero supone un riesgo demasiado grande para ti y es algo que no podrías controlar en caso de que saliese mal.

 

6 – “Puedo llevarte si quieres.”

A menos que sea un cliente con el que estés muy familiarizada, lo hayas examinado rigurosamente, y aún así te fíes de él, NUNCA aceptes que te lleven en el vehículo personal de un cliente, ¡es algo de lo que no habría ni que avisaros! Aceptar que te lleven puede  no no sea una buena idea. Ahórrate problemas y llama a un taxi, utiliza tu propio vehículo, o pídele a un amigo que te lleve. Podrías ahorrarte algo de dinero, pero no valdría la pena si es que acabas en una mala situación como las de antes… Sé inteligente y evítalo.

 

7 – “¿Quedamos para tomar algo y conocernos antes de nuestra cita?”

Esto nunca funciona, por lo general, las acompañantes son las que se llevan la peor parte de esto: los clientes esperan que el encuentro sea gratis y además, si el encuentro va mal, lo más probable es que luego cancelen su cita contigo. Es decir, buscan pasar tiempo GRATIS contigo, así que no les des la oportunidad de que esto pase, hazles saber que si aceptas quedar con ellos, esa “fecha” también la vas a cobrar, y si se niegan de alguna forma (aunque luego acepten lo que dices), no acudas al lugar, y si por el contrario quieres ir, aseguráte de que ellos también van a ir al lugar acordado y que no te van a hacer perder el tiempo, si no, habrás perdido tiempo y dinero.

 

Y hasta aquí 7 de los 13 comentarios que las Escorts y acompañantes deberían considerar “Bandera roja”, veremos el resto en el siguiente post, ¡no os lo perdáis!

Deja un comentario