Entrevista a una escort | Parte 2

Seguimos con la entrevista a una escort, ya que todavía nos quedan unas cuantas preguntas interesantes que hacerles. ¡Allá vamos!

 

P: En cuanto al sexo, ¿era una locura lo que pedían hacer o….?

R: La verdad es que no, la mayoría sólo quieren una simple mamada o sexo “estándar”, te sorprendería saber cuántos hombres nos contratan tan solo porque no lo reciben en casa. La mayoría de los hombres no son tan pervertidos como se cree, ni siquiera con nosotras, las acompañantes, son tan atrevidos.

 

P: ¿Crees que la mayoría de los hombres para los que trabajaste pudieron tener matrimonios felices?

R: Buf, esta es difícil. Depende. Obviamente, algunos sólo querían un poco de diversión aparte de la que ya tenían, dudo sobre si sus mujeres se pondrían muy contentas si realmente se llegaran a enterar, pero esos tipos parecían estar satisfechos con sus vidas. Otros, en cambio, habían perdido esa pasión en su relación, así que venían a mí en su lugar. Este tipo de hombre lo que busca es tratar de estar bien, encontrarse bien consigo mismo. No quieren dejar a sus esposas porque se sienten cómodos y felices en su matrimonio, y con su familia, a pesar de ese desgaste de la relación.

Los que verdaderamente eran infelices eran los que tenían ese tipo de matrimonio muerto – sin afecto, sin sexo, sin palabras amables…. No creo que, en realidad, ni si quiera pudiera llegar a culparles.

 

P: Como Escort, ¿cómo cambió tu opinión sobre los hombres?

R: La verdad es que me siento un poco decepcionada respecto a ellos. Siento pena de que no puedan obtener la “aprobación” que buscan de ninguna otra manera, pero al mismo tiempo, no creo que pueda volver a confiar al 100% en ellos. ¡Había tantísimos hombres casados! ¿Cómo voy a volver a confiar en ellos después de vivir todo eso? Es imposible.

Además, ahora los hombres me desconciertan un poco más de lo que solían hacerlo. No puedo entender por qué no pueden ser, simplemente, honestos con sus esposas, y hablar con ellas sobre sus necesidades y sus sentimientos. Aunque si lo hicieran, lo más probable es que muchas de nosotras nos quedáramos sin negocio jajaja.

 

P: ¿Qué hay de los solteros?

R: Muchos de los solteros con los que me he reunido no tenían experiencia. Estaban generalmente nerviosos: nerviosos por la cita, nerviosos por el sexo. Pero sí que es verdad que a menudo sólo necesitan un impulso de confianza y listo. Para muchos de ellos era su primera vez, lo que significa que rompí su virginidad, pero después de eso tuvieron suficiente confianza para salir por ahí como cualquier chico normal. La mayoría de los solteros que nos llaman están muy deprimidos, tienen muy baja autoestima, pero tratamos de llenar ese hueco vacío.

 

P: ¿Quieres dar algún consejo a los hombres que nos estén leyendo?

R: Tenemos un dicho en la industria del sexo: “Si los hombres trataran a sus mujeres como tratan a las Escorts, tendrían el matrimonio más fuerte y feliz del mundo”. En serio, muchos me daban regalos, me llevaban de compras, trataban de cortejarme, conversaban conmigo… Sólo un pequeño puñado de hombres, de todos los que he conocido, fueron irrespetuosos o groseros.

La mayoría de clientes me han tratado mejor que mis ex-novios. Y por lo que se, mis clientes también me trataban mejor que la mujer con la que estaban casados. Me sentía mal por sus esposas, realmente mal, y por eso terminé “colgando mis tacones”, por así decirlo.

Ojalá hubiera más hombres que trataran de hablar con sus esposas. O mejor aún, que salieran con chicas que los aceptan por lo que realmente son, en lugar de salir con otras con las que se supone que deberían salir. Honestamente, creo que es uno de los grandes problemas de la sociedad actual. Es que no sabría decirte cuántos hombres se han ofrecido a huir conmigo o a dejar a sus esposas por mí.

Tanto por lo que me han dicho, como por lo que se, muchos de mis clientes se casaron con su mujer porque sentían que «debían» hacerlo. Pero es entonces cuando se dan cuenta de que la chica lo juzga, lo regaña y que, realmente, no lo acepta por como es. Es horrible, se dan cuenta tarde, y es un error tonto, quiero decir, ¿quién querría casarse con alguien que te juzga tanto?

 

P: ¿Algún consejo para las mujeres?

R: ¡SÍ, POR FAVOR! En primer lugar, si estás en una relación, no des nunca por satisfecho a tu hombre. Trabaja día a día para mantener las cosas emocionantes y sexys, de lo contrario querrá encontrar emociones en otra parte o simplemente se irá.

Luego, si fuera por mí, realmente trataría de presionar a mi chico para que fuera franco y directo sobre sus deseos, sus sentimientos y todo lo demás. No lo juzgues por lo que dice, tan solo acéptalo. Los chicos a menudo no tienen a nadie que los escuche de esa manera.

Tercero, hay que entender que la monogamia no es para todos, pero que los dobles raseros no son para nadie. Si te está engañando, pero él espera de ti que seas leal, vete, ni te lo pienses, no te va a hacer ningún bien y ni si quiera es justo para ti. Abre la relación si puedes, pero por lo que más quieras, no aguantes esa situación. He visto lo que “ser engañada repetidamente” le hace a las mujeres, y no quieres eso.

Otra cosa que quiero decir es que, no estoy 100% segura de que el matrimonio sea un buen negocio para las chicas jóvenes, a menos que él sea realmente rico o algo así. Si no te proporciona un estilo de vida lujoso, estable y seguro; si simplemente te ignora mientras tú haces todo el trabajo para manteneros a los dos juntos, ¿qué estás haciendo realmente con tu vida? ¿Estás con él para decir que estás casada? Seguramente te tratarían mejor si trataran de cortejarte y ligar contigo constantemente, y además te daría menos trabajo y estrés si estuvieras soltera.

Oh, y por último, ojalá supierais lo inseguros que son muchos hombres en realidad. Nunca puedes darle a un hombre suficientes charlas de ánimo, cumplidos y miradas de admiración. Hazlo, y lo tendrás comiendo de tu mano.

Aunque esto no es un consejo, creo que vale la pena decirlo. Señoritas, mujeres del mundo que me estéis leyendo, amigas, tenemos que dejar de avergonzarnos las unas a las otras. El sexo es una actividad natural, todas lo hacemos. No somos amenazas entre unas y otras, estúpidas reglas sociales con las que te han ido adoctrinado te hacen pensar que lo somos, un poco de hermandad serviría de mucho, chicas, sólo esto.

Deja un comentario